Cómo Aftenposten, de Schibsted, impulsa las suscripciones digitales en Noruega