Los medios tienen que pensar la relación con sus audiencias como si fuera un matrimonio: las lecciones de Grzegorz Piechota