Las plataformas móviles llegaron para quedarse